jueves, junio 15, 2006

3. OTROS ASPECTOS FUNDAMENTALES DEL TRABAJO DCC

El Trabajo Artístico comunitario v/s El Desarrollo Cultural Comunitario

A diferencia del artista que trabajaba haciendo arte comunitario para la comunidad, el trabajador DCC pone sus habilidades artísticas al servicio de la comunidad. El artista que hace arte comunitario suele recoger las impresiones de la comunidad y lo plasma en una obra, por ejemplo en un mural denunciando la violencia contra la mujer. El mismo mural, diseñado, pintado y ejecutado por la comunidad es el resultado de un proceso DCC. Esta aclaración de conceptos, diferencia al trabajador DCC como alguien que facilita el proceso para que la comunidad sea la creadora de su propio arte, y no meros actores pasivos, de consumo del arte y muchas veces, solo como fuente de investigación para la creación artística de otros. (Pitt&Watts, 2001)

El proceso creativo del DCC

“Su práctica se basa en el principio que todos somos seres creativos y que todos tenemos el derecho, la responsabilidad y el deseo de estar activamente involucrados en la creación de nuestra propia cultura.” (Hawkes, 2004)

El proceso creativo que conlleva el DCC es la innovación de este trabajo, ya que a través de la creatividad el individuo es capaz de manifestar la complejidad de un problema, y de buscar sus propias soluciones de forma efectiva y colectiva. La participación de la comunidad a través de procesos creativos es la clave de la vitalidad de la misma.

El ser creativos invita al desarrollo de nuevas ideas, a través de la exploración y la investigación artística. La creatividad, en el DCC, es una búsqueda interna a una problemática externa. Los procesos creativos permiten a las comunidades comprender sus realidades desde una perspectiva ingeniosa y por lo tanto propositiva e innovadora.

El taller

El DCC, debe incluir siempre el componente de taller, donde se transfieran las habilidades y técnicas artísticas que serán utilizadas en el proyecto. Un artista o trabajador DCC debe poseer el elemento pedagogo, o incorporar en sus programas a quienes puedan enseñar y transmitir el conocimiento artístico, para poder diseñar o contribuir a la creación del proyecto. Por ejemplo, en el caso de una obra de teatro, talleres de teatro, y/o taller de guión; en un proyecto de FotoVoz, un taller de fotografía, y/o de PhotoShop; para un programa de radio, taller de entrevistas.

El elemento taller no solo fortalece el proceso, sino que además crea fuente de empleos y abre las perspectivas de una carrera artística, para los participantes. Esto en sí es un fortalecimiento para la creación de una comunidad sostenible.

La Participación

La participación es la base de la construcción de una comunidad fuerte y capaz. Un proceso DCC tiene que ser participativo, y mas aún en la creación colectiva hacia un resultado artístico. Un artista que trabaja en su propio proyecto, aunque puede consultar a muchos en el camino de la creación, finalmente está en un proceso individual de su creación. Una creación colectiva, con la participación de la comunidad a diferentes niveles, es un proceso que fortalece a la comunidad, permitiendo una mirada más crítica de sí mismos frente a la problemática social que los afecta.

Sostenibilidad Comunitaria

El trabajo comunitario se acopla al principio de que una comunidad es capaz de tomar colectivamente decisiones que tendrán efecto a largo plazo, las cuales se puedan mantener saludables y prósperas en el tiempo. Lo que caracteriza la sostenibilidad de una comunidad, está basado en la capacidad que ésta tenga de valorar y respetar a todas las personas que participan en el proceso; y quienes crean relaciones y lazos de confianza entre sus participantes, las organizaciones con la que se trabaja, y las instituciones involucradas.

“cuando las personas trabajan juntas durante cierto tiempo desarrollan lazos de confianza y respeto […] Estos lazos crean una red mediante la cual fluyen ideas y recursos hacia la comunidad. Las relaciones de confianza no pueden ser compradas o reclutadas desde afuera; deben ser desarrolladas a lo largo del tiempo y a través de la experiencia.”(Hibberd&Harper, p.4, 1997-2001)

El trabajador DCC debe conducir y asegurar que la comunidad tenga espacios y procesos que ayuden a conseguir esta sostenibilidad, para que las iniciativas no dependan solo de los trabajadores, una vez terminado el proyecto. Cuando el proyecto está diseñado y decidido por los organizadores, sin la participación de la comunidad, es muy factible que esto resulte en el desinterés, la poca participación y eventualmente el abandono de la iniciativa, por parte de la comunidad.

El Proceso v/s el producto final

El producto final de un proceso artístico, no es lo más importante del trabajo DCC, sino el proceso de éstos en un trabajo que luego se pudiera manifestar artísticamente. El proceso no es solo la creación de una expresión artística, sino que la discusión, el análisis, la investigación y la evolución de ésta entre los miembros que participan.

Aún así, un buen proceso conllevará a un buen producto final. Muchas veces se alimenta la idea de la mediocridad solo por ser un trabajo comunitario. Esto sucede porque el objetivo del programa o proyecto se convierte en una prestación de servicios sociales hacia la comunidad, más que un trabajo de autodeterminación que debe caracterizar al proyecto DCC. El producto final de un proceso DCC será valorado aún más cuando exista un compromiso por parte de la comunidad de compartir y mostrar al resto de su colectivo, una representación artística como el resultado del trabajo realizado por semanas o meses. El producto final, es decir la obra de teatro, la exhibición fotográfica, el grafitti, el CD o el programa de radio debe apuntar a ser un trabajo serio y de calidad artística.

“El producto final es el reflejo del proceso y viceversa. Si algo falta en el proceso, va a tener impacto en el producto final. Proceso y producto deben ser visto como “uno”. DCC tiene la capacidad de producir excelentes trabajos artísticos por ser una herramienta que permite la experimentación. Es esto lo que se debe capitalizar. La experimentación en el trabajo DCC debe ser enfatizada en el proceso, y no la domesticidad de éste a través del servicio social. El arte como forma de “interferencia” debería ser más valorado en la práctica DCC. (Yekta, 2005)

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home